Podés traducir el texto de este blog a otros idiomas utilizando el traductor de Google en la columna izquierda de la pantalla
You can translate this blog into other languages ​​using Google Translator to the left of the screen
Vous pouvez traduire ce blog en d'autres langues en utilisant Google Translator à la gauche de l'écran
Du kannst dieses Blog in andere Sprachen mit Google Translator auf der linken Seite des Bildschirms übersetzen
Вы можете перевести текст этого блога на другие языки с помощью Google Translate в левой колонке экрана

martes, 22 de mayo de 2012

Mi ultima entrevista con Agustin Magaldi

Reportaje publicado en la revista "Vida Argentina" del 6 de octubre de 1938

Una interesantísima nota firmada por el cronista "Melecio", se publica a poco menos de un mes de la muerte de Agustín en la revista "Vida Argentina" del 6 de octubre de 1938.

Esta publicación se autodenominaba "Vida Argentina. Radio-Canciones-Folklore. La expresión escrita del sentimiento argentino", y aparecía el primer y tercer jueves de cada mes. Su director era el cronista "Melecio" y su redacción estaba en la calle Cangallo (actual Presidente Perón) 2585 de la ciudad de Buenos Aires.

La nota muestra el fuerte impacto que causo en el cronista la desaparición de Agustín. En distintos tramos de la misma va hilvanando una serie de sinceros comentarios que Magaldi  le había referido en oportunidad de un reportaje que le había realizado apenas un par de meses antes de su desaparición y que fuera publicado en la edición del 18 de agosto de 1938. Algunos pasajes de la entrevista son casi una confesión de Magaldi sobre los temas que mas lo agobiaban. 

A modo de emocionado corolario de su nota "Melecio", nos deja este sincero recuerdo del cantor:

"Dicen que murió Magaldi... ¡Que va a morir! Seguirá viviendo en el recuerdo del pueblo al que le cantó y fue su inolvidable y querido ídolo".

Era cierto lo que decía Melecio en 1938, hoy Agustín sigue viviendo como en aquel entonces... su espíritu noble habita ésta y tantas otras páginas web de internet, donde sus admiradores mantenemos vivo su arte y su memoria.


El idolo en su intimidad

Aun me parece estar viéndolo!... amable, cordial, alegre, ocurrente, aunque por momentos sentimental, romántico y lírico...
La vida periodística nos relacionó hace años. El trato que mantuvimos más tarde nos acercó mas espiritualmente.

Aunque ambos dedicados a la existencia agitada de nuestras distintas actividades en las pocas veces que las circunstancias accidentales nos unieron, conversábamos y nos estimábamos como viejos amigos.
Tenía Magaldi esa cualidad grande de la sinceridad que volcaba confiadamente en las personas a las que le profesaba una estima.

Ello como un homenaje a su simpática personalidad, me mueve a describir con mas detalles mi última entrevista con el ídolo, que después de Gardel había atraido haciia si el afecto del pueblo argentino...


Con el Astro
Fue recientemente en ocasión de una nota que luego aparecería publicada en esta misma revista hace dos meses. Nos vimos con Magaldi en su casas.
Nos atendió con su característica amanilidad. Porque Magaldi tuvo esa cualidad de la sencillez y nunca se "mareó" con su extraordinaria popularidad.


Nos relata su vida
En esa ocasión Magaldi nos refirió con lujo de detalles las andanzas de su vida. Estaba contento aquel día y podríamos decir que se confesó abiertamente para los lectores de "Vida argentina".

Creo que nuestros amigos, aquellos que periódicamente nos leen, recordarán esa entrevista.
No entraré en mayores detalles biográficos, que hemos publicado solo hace dos meses.
Agustín Magaldi, nació en el año 1903 en Casilda (Provincia de Santa Fe) y desde muy niño fué su gran locura el canto lírico. (1)
- "Soy un fracasado - nos decía Magaldi con acentuada tristeza en aquella ocación- pues, mi sueño dorado era ser un cantor lírico de fama. La vida me negó esa satisfacción íntima, aun que como una ironía de las cosas me brindara el triunfo como cantor popular"...

Luego desfilaron los recuerdos que Magaldi nos evocó con palabra ágil y galana, salpicada de escenas pintorescas, sus correrías tras el triunfo. Sus andanzas como actor de conjuntos de menor cuantía en Rosario, su primer dío con Héctor Palacios, su llegada a Buenos Aires, las atenciones y ayuda generosa que recibió de esa noble y generosa mujer que se llama Rosita Quiroga (2), la mas formidable intérprete que tuvo el tango macho cuando el tango era el varón y mas tarde, en el año 1925, nace el bionomio Magaldi-Noda, que es notorio el gran suceso que alcanzaron...


El hombre
Dejemos su parte biográfica para hablar del hombre que había en Magaldi. recuerdo que notamos que en la casa había gran cantidad de jaulas que contenían pájaros. Cuando se lo hicimos presente, se ruborizó como un niño que hubiera sido sorprendido en falta.

- "Los pájaros son mi debilidad - comentó con una sonrisa- Me gusta cuidarlos personalmente. Me entretengo unas horas con ese trabajo. ¡Si vieran! Algunos pajaritos parecen conocerme y me hacen gracias con su pi-pio..."

Hacía estos comentarios con una naturalidad que demostraba la existencia de su espíritu sensible y delicado.

-"Otra de las cosas que estimo -nos dijo seguidamente- son los cuadros, pero que expresen las bellezas de mi llanura argentina. ¿saben por que?... Me parece que así me siento mas cerca de mis campos.

Y era así. En su casa podían admirarse los cuadros mas diversos de pintores argentinos.

Sus gustos
- "Soy un enamorado de las buenas lecturas -nos confesaba Magaldi-. Tengo preferencia por Amado Nervo y escucho con gran placer al excelso Beethoven. Creo ser un buscador de emociones. Por eso gusto de emocionarme en una mesa de juego, poniendo mis esperanzas en una carta, en la bolilla de la ruleta que gira vertiginosamente buscando el número afortunado, o las patas de un caballo que no siempre llega triunfante al disco. El TODO forman un compendio de cosas que hacen a la VIDA Según como yo la entiendo y me agrada vivirla..."


El romántico
Al referirse a la mujer, tuvo estas palabras.

- "Dicen que soy admirado por las mujeres. A veces lo creo cuando veo las demostraciones de simpatías que me hace tantas amables desconocidas. Pero, anque creo en el amor, porque el amor existe, no creo ser amado, es mas, munca he sido amado como yo he soñado.

Exagera Ud. Magaldi....

- "No, amigos, es la verdad. En mi admiran las mujeres el intérprete, el artista, el hombre popular, pero ciegas no ven el hombre, no pueden llegar a mi alma. Y si alguna llegó tampoco supo comprenderme. Es otro de los dolorosos fracasos de mi vida..." (3)

Magaldi vivía con la obsesión por una página ingreta de su existencia, que el interés de las mujeres, era por su popularidad.

Soñador
Quisimos escudriñar en sus intimidades.

¿Es feliz Ud. Magaldi?

Le tomó de sorpresa. Se puso serio al contestar.

- "No me queda otro remedio que conformarme con la suerte.
¿De qué puedo quejarme? ¿Acaso la vida no me dió popularidad, dinero, amigos, triunfos, triunfos halagadores?...
Mis tragedias íntimas, si hay alguna, pertenecen a esa misma vida que me encumbró.
Por lo tanto, no tengo otro derecho que agradecer mi excepcional fortuna. Aunque siempre tenga un deseo personal..."

- ¿Cual sería, si no es indiscreta la pregunta?

- "Pasar los últimos días de mi vida en una casa olvidado entre un bosque poblado de pájaros, flores y sol. Quizá algún día..."

Pero ese día nunca llegó. El que pudo haber tenido un futuro tranquilo y feliz, el destino lo detuvo en medio del camino.

La vida tiene estas cosas...


Odiaba la guerra
En una charla, la conversación se generalizaba. Y el tema del momento, la guerra, ese espectro que espanta a la humanidad, entró en juego.

- "La guerra es el crimen sin nombre".

Todos los pueblos deberían de odiar la guerra. Triunfadores y derrotados ¿Que ganan? ¡Nada! Luto... miseria ... dolor... hambre
El día que las masas lo comprendan, el día que los pueblos de mundo vean lo inútil de la guerra, habrá un mundo mas bueno y una humanidad menos cruel y mas feliz...

Magaldi odiaba a tal extremo la guerra, que no quería ni leer las noticias que diariamente publican los diarios sobre Europa...


Había ganado casi un millón de pesos
Al interrogarlo sobre sus ganancias Magaldi afirmó...

- "He ganado muchísimo. No recuerdo cifras exactas, habrá sido casi un millón de pesos... pero tambien supe gastarlo casi todo, y esa es una de mis satisfacciones personales.
¡Saber gastar el dinero! Vivir la vida sin privaciones, intensamente... ¡Total! Para los cuatro días que vamos a vivir..."

¡Que gran razón tenía Magaldi!

Dicen que murió Magaldi... ¡Que va a morir!

Seguirá viviendo en el recuerdo del pueblo al que le cantó y fue su inolvidable y querido ídolo.

Notas de Blog
[1] Agustín en realidad había nacido el 1° de diciembre de 1898.
[2] Agustín y Rosita Quiroga fueron pareja durante un importante lapso de tiempo hacia la segunda mitad de la década del 20
[3] En este comentario Agustín hace mención a su desafortunado matrimonio con Facunda Miserendino, disuelto en el verano de 1934. Para ver datos sobre la vida de Facunda Miserendino (Lola) visitar esta página web. En la misma se indica que fallecio en septiembre de 1938, cuando en realidad quien falleció en dicha fecha es Agustín Magaldi, a consecuencia de una intervención quirúrgica, luego de sufrir una pancreatitis.


View My Stats